Importante

NO voy a enviar más libros a correos electrónicos, así que, por favor, dejad de pedirlos. Podéis encontrarlos todos en la biblioteca.
Gracias

"Sage", ella dijo suavemente. "No existe la normalidad. No existe una definición de lo normal. Lo normal es subjetivo. Tú no puedes –y no deberías– obligarte a ti mismo a querer algo normal y a dejar de querer lo que realmente deseas. Es una forma segura de hacer tu vida miserable".

Chico Heterosexual de Alessandra Hazard

viernes, 19 de julio de 2013

Próximo libro: The darkest craving de Gena Showalter (frases)

Como sabeís, dentro de unas semanas se publicará The darkest craving en inglés (el 30 de julio), el décimo de la saga Señores del Inframundo. Saga que yo amo con toda mi alma, tanto como Cazadores Oscuros. Puede que incluso más...nah, tranquilas, os quiero a las dos por igual *modo chiflado ON*.

Bueno, si no os acordaís o si no habeís leído de que va la cosa, este libro tratará sobra Kane (uno de mis Señores favoritos) y, contrario a mi primera creencia, Josephina (uno No-Jinete). 
La portada es para babear y la sinopsis...bueno, aquí os la dejo.
 

Habiendo aguantado semanas de tortura en las entrañas del infierno, Kane no quiere tener nada que ver con su bella rescatadora, Josephina Aisling. Una medio-Fae que amenaza con despertar al demonio del Desastre dentro de él- una bestia que él está determinado a matar, sin importar el precio.
Josephina está siendo perseguida por un brutal enemigo - su familia Real - y Kane es su única fuente de protección. Además es el único hombre que ha encendido su pasión e incluso él sucumbe a ella. Pero mientras navegan el peligroso mundo Fae, son forzados a hacer una elección: vivir separados... o morir juntos.






 
¿A que tiene una pinta impresionante? Y no hablo sólo de esos tersos y firmes...ugh ¿por dónde íbamos? A si, hace poco salió una entrevista a Gena sobre sus cinco momentos preferidos del librp. El blog oficial de la autora en español lo ha traducido:

Él se apartó de ella para agacharse al final de la cama. Su mirada permaneció sobre ella, observándola atentamente mientras lentamente se sentó. Un rubor rojo coloreo sus mejillas y se preguntó si se sentiría avergonzado por sus acciones o simplemente tratando de ocultar la debilidad que seguía bombeando a través de él.
"Tienes cinco segundos, Mujer."
"¿O qué, guerrero? ¿Vas a hacerme daño?"
"Sí." Determinado. Seguro.
Hombre tonto. ¿Sería totalmente torpe de su parte preguntarle y pedirle que firme su camiseta? "¿No te acuerdas de lo que me prometiste?"

GS: Esta escena se encuentra al principio del libro, Kane se está recuperando de la tortura salvaje. Y sin embargo, la heroína, Josefina -que creció entre los Fae, donde se les consideran a los Señores del Inframundo como estrellas de rock- quiere su autógrafo. ¡Me hace reír cada vez que pienso en ello!

*****
William sonrió y dijo a Kane: "A veces, cuando estoy aburrido, hago un poco del show de Magic Mike para las damas. De muy buen gusto. Te conseguiré boletos" Volvió su atención al guardia. "Mi chico aquí necesita la habitación privada"

GS; Me encanta cualquier escena en la que aparece William. Las cosas que salen de su boca... ¿Verdad? ¿Mentira? De cualquier manera, ¡quiero entradas para ese show! Además, este pedazo del diálogo lleva a una de mis escenas favoritas de todo el libro. ¿Qué pasa en esa habitación privada y las emociones que evoca, cambian a Kane.
*******
"Tu no eres exactamente una chica que pueda ser pasada por alto, Tink" Y él habría destruido por completo a cualquier hombre que hubiera tenido un vistazo de ella. Al igual, que las partes del cuerpo y órganos se habrían esparcido en el suelo.

GS: ¿Feroz macho alfa con obsesión por una mujer? ¡Compruébalo!
*******
Kane se sentó a la mesa, de espalda a Josefina. Levantó el brazo y señaló con dos dedos.
¿Estaba... llamandola de nuevo?
Los dedos se movieron de nuevo, más firmemente este momento.
Lo era. Él realmente lo hacía. ¡Voy a romperle la cara!
Rechinando los dientes, ella avanzó y sirvió tres gotas de jugo en su copa.
Cuando ella trató de alejarse, Kane la agarró de la muñeca. Sorprendida, casi se le cayó el lanzador. Su apretón era fuerte, su piel caliente.
"Hay una marca en tu mejilla" le dijo con la calma que había llegado a reconocer como peligrosa. Él la miró, el grueso blindaje de sus pestañas ocultando cualquier emoción que brillara en sus ojos. Sus labios se apretados en una línea delgada y dura.
"Bueno, sí" respondió ella.
"¿De?"
"Una mano"
"Se eso. ¿De quién? "
Se lamió los labios y su mirada siguió el movimiento. "Eso no importa. Me hice cargo de él"
Le apretó la muñeca más duro. "¿De quién?"
"¿Por qué?"
"Así puedo matarlo"

GS: Otro aspecto de la fiereza de Kane, su protección hacia la heroína. ¡Me pone a cada momento!
******
Silencio, se dirigía a ella. Un depredador con un propósito. Él se hizo resistente. Pensando en todas las razones por las cuales no. Hoy, él tomaría algo.
Quizás sintiendo la oscuridad, la codicia le instaba, se enderezó de golpe. Su respiración se aceleró. "Kane" dijo.
"Dime que pare" Se quedó a un simple latido de distancia, sus miradas se encontraron, atrapadas. Nada podría detener la locura.
"Yo... no puedo"
GS: ¡También me encanta su deseo por ella

Creo que lo que más gracia me hace es el hecho de que ella quiera su autógrafo.  Muero por leer la escena completa. No, la escena no. El libro.
Gena también publicó la escena completa (o casi) de este último apartado. Disfrutádlo.


Su piel se erizó y tal vez se movió. Tal vez habló. Su mirada se levantó para encontrarse con la de ella. Sus labios se abrieron en una exhalación sorprendida. ¿Podría ella ver la crudeza de su necesidad?
Kane. Una súplica entrecortada.
En ese momento, el grito del demonio dejó de importar. El pasado se desvaneció, dejando sólo el presente... el futuro y la marea imparable de placer por venir. Todos los huesos vibraron. Tenía que entrar en ella. Aquí. Ahora.
Sería agonía.
Sería éxtasis.
La tensión bajo en espiral a su estómago, sólo para saltar en pedazos y sacudirlo en un stand.
Déjenos dijo, su voz ásperamente rota.
Sin preguntas. Sin protestas. Las dos costureras revoloteaban en la habitación, cerrando la puerta detrás de ellas.
La tetera rota en la bandeja, un líquido oscuro derramado por todas partes, el vidrio roto. El último intento de Desastres para disuadirlo.
Campanita (Tinker Bell) no pareció darse cuenta, estaba demasiada ocupada observándolo.
¿E-esta algo mal?
Silencio, se dirigía a ella. Un depredador con un propósito. Él se hizo resistente. Pensando en todas las razones por las cuales no. Hoy, él tomaría algo.
Quizás sintiendo la oscuridad, la codicia le instaba, se enderezó de golpe. Su respiración se aceleró.
Kane dijo.
Dime que pare Se quedó a un simple latido de distancia, sus miradas se encontraron, atrapadas. Nada podría detener la locura.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...